miércoles, 2 de diciembre de 2009

¿Le temo al AMOR?



¿Quién no ha sentido miedo alguna vez?... miedo a decir algo o hacerlo, miedo a fracasar incluso triunfar, miedo a despertar, a cerrar los ojos, miedo a escuchar, a ver, en fin el miedo es miedo en todas sus manifestaciones.

A mis no tan cortos 21 años, más de una ves me pregunté ¿por qué el miedo a enamorarse?, ¿por qué abrir el corazón nos es a veces tan difícil?, y si en verdad queremos amar a alguien, ¿por qué temer?. Para intentar responder ésto, barajo dos posibles respuestas:

1) Tengo miedo porque es la primera vez que me siento enamorado y estoy confundido de lo que siento, es algo nuevo para mí.
2) Tengo miedo porque son tantas veces que me he enamorado (de la cuales muchas veces salí mal parado) que no quieres volver a "sufrí" por amor.

Pero… ¿donde está el temor?:
1) En que solamente yo este enamorado(a) pero ella (el) no lo esté.
2) En que me puedan engañar y que jueguen conmigo.

Para cualquiera de las dos alternativas siempre tenemos respuestas como:
1) Yo tampoco lo (la) quería del todo.
2) Todos los hombres (o mujeres) son mentirosas(os).

Cuando todo va bien es muy lindo estar con alguien; salidas, paseos, escapadas; pero a veces las cosas se tienen que terminar, pocas veces de la mejor manera, muchas veces de la peor manera, y en este último caso la mayoría de nosotros nos reprochamos habernos enamorado, y nos sumergimos en la melancolía, en recuerdos nostálgicos y hacemos de la típica frase “no quiero saber nada del amor”, nuestro himno dominical.

Ser engañados por esa persona a quien tanto uno quiere sí que duele, pero eso no es para siempre, a lo mejor dejarás de comer como antes, de salir con tus amigos a divertirte, no podrás concentrarte 100% en los estudios, dedicaras parte del día a hacerte preguntas como: ¿por qué a mí? o ¿por qué lo hizo si yo lo(a) quería tanto?, o simplemente sumergirte en la más profunda tristeza, pero... NO VAS A MORIR, el dolor pasa, es cierto... las heridas quedan, pero el dolor pasa.

No hay porque tener miedo a enamorarse nuevamente, a abrir el corazón y amar, amar simplemente atreviéndote, arriesgándote, a dar todo por algo que pienses que vale la pena, a vivir, a reir, a ser feliz sin importar si mañana lo serás también. Razones para desconfiar las tenemos todos... pero es el "temor a equivocarnos" el hace que no demos ese paso que queremos, pero no podemos.

Tomando esta frase: "te quiero, pero tengo miedo”, nos damos cuenta que existe un gran “cuco”: "el miedo a no sentirnos queridos"; ese “cuco” nos vuelve minuciosos, precavidos, hace que solamente demos amor cuando estamos seguros de lo que se recibe también es amor, pero… ¿Cómo saber si la otra persona realmente nos quiere?, eso no lo podemos saber, eso sólo lo dirá el tiempo y las acciones que el uno haga para desmostrar al otro que lo siente dentro del corazó, es amor.

No es fácil enamorarse, pero tampoco es fácil no hacerlo y es que enamorarse es sentir y soñar a la ves, pero soñar despiertos, siendo consientes que la relación puede terminar. Todos buscamos ser queridos, y es que nos agrada que esa persona este pensando en ti, se preocupe, te cuide… te quiera; entonces evidentemente nos damos cuenta que el antídoto para el miedo es el amor, es algo así como un repelente, los termina espantándolo.

Vivir el día a día con intensidad sabiendo que puede ser el ultimo que pasas con esa persona, es la mejor manera de estar alerta, de no ser sorprendido(a), no dejando “un beso que dure hasta el lunes”, sino “besando como si fuera la ultima vez”.

Cierto día preguntaron a un sabio oriental ¿Qué es el miedo? – Respondió – “La falta de amor” – entonces, ¿Qué es el amor?, le replicaron - el contesto – “No tener miedo”.

2 respuestas del ♥:

Silvia dijo...

aah me siento tan identificada en algunas cosas que has escrito...

u.u

Rosa María dijo...

oh my God
me encanta tu blog
ehh, no tengo el gusto de conocerte, o si
jijijiji
TAD.muaaa
jiji
upsss
M&M